Vigilia de la Inmaculada

«Todo por Jesús, y a Jesús por María»

El día 7 de diciembre a las 20.30 de la noche comenzaba en la parroquia San José de Cádiz la Vigilia de la Inmaculada Joven presidida por nuestro obispo Don Rafael. Fue una noche llena de gozo por la gracia de la Virgen Inmaculada. Comenzó la Vigilia con una ofrenda floral a la Virgen de los jóvenes y con la lectura del libro del Apocalipsis, en el que se nos habla de una “mujer vestida de sol”, que en la Tradición de la Iglesia se la identifica con la Virgen María y también con la Iglesia. Tras esto, nuestro obispo Don Rafael dirigió unas palabras a todos los que estaban allí presentes en las que invitaba a los jóvenes a confiar siempre en María y más en los momentos de mayores dificultades.

Después de la predicación de nuestro Obispo se expuso el Santísimo  y pudimos estar en silencio contemplando a Dios, cara a cara, y llevando a la práctica lo que pudimos escuchar de San Rafael Arnaiz: “Todo por Jesús, y a Jesús por María”.

Posteriormente, se rezó el Santo Rosario entremezclando textos de la Escritura, de San Juan Pablo II y los testimonios de varios jóvenes que expresaban su amor a la Virgen en las diferentes vocaciones: seminaristas, matrimonio, noviazgo, vida consagrada…Y tras el rezo del Santo Rosario llegó el broche final: la consagración a María de todos los jóvenes que allí estaban.

Para concluir nuestra Vigilia no podía faltar un gran ágape final preparado por la parroquia que nos acogía en el que, además de la comida, se pudo disfrutar de una convivencia distendida y amena.

“¡Sería todo tan fácil si acudiéramos siempre a la Señora!”