vacrucisLa tarde- noche de ayer fue una de las más esperadas por todos los peregrinos y demás fieles. Poco a poco la Palaza de la Catedral se iba llenando de gente hasta que llegadas las 21.30 de la noche daba comienzo el rezo del solemne viacrucis de Juan Pablo II.

Tras una pequeña introducción al rezo pronunciada por el Delegado del Secretariado de Pastorla Juvenil y Vocacional, Andrés Drouet, en la que resonaron las siguientes palabras: «Lámpara es tu palabra para mis pasos (…) Seguir, creer, orar con nuestras lámparas encendidas» todo ello para recordarnos que Cristo es la luz del mundo y quien nos guía en nuestro peregrinar, daba comienzo el rezo de las estaciones del viacrucis.

Quince imágenes venidas de toda la diócesis sirvieron para representar la Pasión de Cristo y hacernos reflexionar y profundizar nuestra fe en aquél que por amor y desde la sencillez y humildad dio su vida por nosotros. Tras la lectura del texto del evangelio correspondiente a cargo de los directores espirituales de cada cofradía un jóven peregrino o voluntario leía una breve reflexión de cada estación del viacrucis.

Sin duda es de resaltar la implicación de todas las cofradías para que esta experiencia de fe pudiese resaltar también el aspecto mas artístico de nuestra fe a los cientos de peregrinos que estos días nos visitan y con ellos también pudieron disfrutarlo todos los asistentes al evento.

La magnífica unión del ámbito cofrade con las activiades organizadas en los DED continuó esta mañana con la participación conjunta en el rezo del Rosario con la Vírgen de los Dolores de Servitas. Así pudimos escuchar el rezo de los misterios en español, inglés, francés y ruso.

Servitas