D. Rafael y los jóvenesEl pasado 22 de octubre, D. Rafael Zornoza Boy tomó posesión de la Diócesis de Cádiz y Ceuta en una abarrotada Catedral de Cádiz.
Los jóvenes esperabamos expectantes la llegada de nuestro nuevo obispo y por ello quisimos asistir, acompañar y dar la bienvenida, como Secretariado de Pastoral Juvenil, a D. Rafael.
El coro de la Catedral fue el lugar designado por la organización para que los jóvenes ocuparamos en la celebración, junto con los seminaristas llegados desde Getafe. Más de setenta jóvenes tuvimos la oportunidad de ver los primeros momentos de oración de D. Rafael dentro de la Catedral. El coro del primer templo diocesano se convertía en ese mismo momento en el umbral de una Diócesis a otra.

«De la juventud de Madrid, a la de Cádiz, de la Diócesis más joven de Europa a una de las más antiguas de España, del rojo al naranja, de Getafe a Cádiz y Ceuta. La histórica transición que vivió ayer la Diócesis quedó condensada a la perfección en el coro de la Catedral de Cádiz. Allí, en una sillería centenaria estaba representado el ayer y el mañana de Rafael Zornoza Boy. A su izquierda, un adiós a los jóvenes y seminaristas de Getafe; a la derecha, un cariñoso saludo al Secretariado de Pastoral Juvenil de Cádiz.» (La Voz de Cádiz, 23/10)

Una sonada ovación irrumpió en la Catedral en el momento justo del cambio. D. Rafael pasaba a ocupar la sede y se ponía desde ya al servicio de todos los miembros de la Iglesia gaditana y ceutí.
Al termino de la celebración, los más de cien sacerdotes y los veintiocho obispos abandonaban la Catedral camino al Seminario precedidos por el cabildo. Cuando D. Antonio, ya obispo emérito, atravesaba de nuevo el coro todos los jóvenes nos arrancamos a aplaudir casi al unísino (y sin ensayarlo). Un último aplauso de agradecimiento por la confianza despositada en todos los trabajos pastorales con jóvenes.

«Siempre he confiado en vosotros, y desde ahora más.» (Mensaje de D. Antonio durante los DED, 14/08)

Y mientras los Obispos y toda la gente «importante» comía en el claustro del Seminario con el nuevo obispo, los jóvenes disfrutabamos de un buen almuerzo en el comedor de Seminario (nada que envidiarle al menú de los obispos). Fue una grata sorpresa ver llegar a D. Rafael cuando estabamos ya en la sobremesa.
Saludando como si nos conociera de siempre, recordando la JMJ e invitandonos a que nos vieramos de nuevo pronto estuvo charlando un rato con nosotros. No nos pudimos resisir a pedirle que nos hicieramos una foto y muy gustosamente posamos todos para nuestras cámaras.
D. Rafael, no hemos subido la foto a Twitter (tal y como nos pidió guiño) pero no nos podemos resisir a publicarla en enRedaDios.com
¡Bienvenido D. Rafael!